Categorías
Salud

El cerebro, una máquina capaz de adaptarse

La neuróloga Margriet Sitskoorn desmiente que el cerebro no cambie después de la infancia y que sus capacidades se mermen con la vejez.

La neuróloga Margriet Sitskoorn, del Centro Médico Universitario de Utrecht (Holanda), que estudia las conductas y el cerebro, afirma que,»el cerebro determina quién eres, pero tú puedes formarlo con lo que hagas. El cerebro se adapta a lo que se le acostumbra”.

Esta neurocientífica pone fin a la idea de que el cerebro no cambia después de la infancia y que sus capacidades se van mermando con la vejez. Según ella, el cerebro mantiene su elasticidad: si se le enseñan nuevas habilidades, el cerebro es capaz de reorganizarse y adaptarse toda una vida. Se forman nuevas células y las conexiones se cambian continuamente.

La plasticidad del cerebro es visible gracias a tecnologías como la de los escáneres Mir, con los que se puede visualizar ciertas estructuras del mismo y analizar si éstas cambian cuando una persona se dedica a una tarea día tras día. Por ejemplo, un estudio entre los taxistas de Londres (se estudian y aprenden el mapa de la ciudad) demuestra que una parte de su hipocampo es mayor que la media.

Y cuantos más años se dedican a su profesión, más se agranda. Esto demuestra que el cerebro se adapta a lo que se le exige. La teoría de la neuróloga Sitskoorn contrarresta la de los genetistas, según los cuales son los genes los que determinan lo que somos.

Ella no niega la influencia de los genes, pero insiste que siempre se trata de una interrelación entre genes y entorno. Lo demuestra un estudio entre violinistas. El mejor era el violinista que más había practicado. Todos tenían talento, genes, pero el que más empeñó mostró, ganó.

Deja una respuesta