Categorías
Reportajes

¿Por qué estoy sola? Tipos de mujeres.

La resignada

Lo que ella dice:

«Nunca he conocido a nadie interesante”

Lo que esconde: es la verdad, nunca conoce a nadie. Ningún riesgo. Prefiere confesar su fracaso antes incluso de haberlo intentado para no tener que afrontar el eventual peligro que conlleva el encuentro. Su negativa es un blindaje que la protege de su falta absoluta de confianza en ella misma. De hecho, por muy poco que se la sonsaque acabará rápidamente confesando: «De todas formas, no valgo para nada». ¿Qué clase de madre han tenido y se esconde tras esta continua desvalorización?

Quizá una madre que sigue repitiéndole continuamente: «Podrías encontrar a alguien si adelgazaras/dejases de cortarte el pelo/fueses más femenina/ salieses más…», y comienza dos de cada tres frases con la coletilla «Mi pobre hija».

Para vencer el sufrimiento de sentirse mal con ella misma, la resignada suele pasar del «soy nula» a «los hombres son nulos». Cómo vencer el miedo: aprendiendo a tener confianza en una misma: tomando conciencia de nuestro propio valor. Leyendo Prácticas de autoestima, del psiquiatra francés Christophe André (Kairós, 2007), experto en autoestima.

Categorías
Reportajes

Razones y temores de vivir solas

Oscilando entre el placer de ser libres y el desaliento, las mujeres solas encuentran múltiples razones para no vivir en pareja. Sin embargo, los especialistas sostienen que detrás de esta actitud se esconden ciertos temores.

No es fácil ser una mujer independiente en la sociedad actual. Por un lado, unos te admiran (“Qué envidia me das: entras y sales cuando quieres, no tienes obligaciones, eres dueña de tu propio espacio, no tienes que rendirle cuentas a nadie”) y las revistas femeninas te ven como estandarte de la modernidad y prototipo de mujer aventurera.

Por otro, te acribillan con métodos para encontrar a tu alma gemela: viajes para singles, encuentros en Internet, o el famoso dating, en el que en siete minutos tienes que decidir si el chico que tienes en frente puede ser el hombre de tu vida. “Y también los hay que te miran con recelo.